La propaganda Bolchevique

La propaganda Bolchevique

La revolución Bolchevique.

Hacia 1917 la propaganda cobra una dimensión sistemática muy potente, “es incontestable que la propaganda política, en su forma moderna, ha sido inaugurada por el bolcheviquismo y especialmente por Lenin y Trotsky” (Domenach, 1950). Ellos sostenían desde un principio su importancia como medio para esclarecer la conciencia de clase a los trabajadores oprimidos por los zares. La agitación, la denuncia política, la consigna, la educación misma fueron medios utilizados por la propaganda para la creación del nuevo hombre ruso.

La función de los propagandista era ofrecer muchas ideas para hacer comprender a los destinatarios la opresión que sufrían de parte del régimen zarista o para indicar la necesidad de transformar la sociedad capitalista en socialista (Lenin, 1902).

El medio más utilizado para la implementación de la propaganda fue el periódico, ya que tenía alcance a todo el territorio ruso (Calcagno, 1992). El diario “Pravda” lo fundaron los soviets cinco años antes de la revolución (Roxburgh, 1987) y siguió publicándose luego de ésta.

Con la intención de lograr la adhesión del pueblo ruso a las ideas marxistas – leninistas inicialmente se “puede usar tan sólo dos armas, ambas psicológicas, la propaganda, semillero y armazón ideológico de los cuadros del partido y la agitación, técnica educativa de las masas e instrumento de la lucha política de clases” (Megret, 1959: 30). “Y más que Marx es Lenin, quien tuvo una influencia determinante en la elaboración de una doctrina de la propaganda racional… es también el responsable del uso inmoderado de la misma que se hace en el Siglo XX” (Driencourt, 1950: 110). Así queda claro que Lenin le da un perfil racional a la propaganda apuntando a un esclarecimiento de la conciencia de clase de los trabajadores, muchos de los propagandistas eran intelectuales que se abocaron a esta tarea. Justamente, ellos ratifican la pretensión de otorgar racionalidad a la propaganda bolchevique.

En cuanto a las características generales de la ésta, en su aspecto doctrinario, Calcagno (1992), la resalta como:
A) Iluminadora de la conciencia de clase: “la propaganda provee la explicación globalizante que enmarca a las denuncias puntuales…a los efectos de germinar a las masas, en la etapa de preparación de la toma del poder, la conciencia de clase, aspecto fundamental para que éstas se abracen a la causa revolucionaria” (página 136). Posteriormente, esta labor se debe sostener para lograr el apoyo hacia el gobierno revolucionario, constituyendo el pilar en donde descansa la concepción de educación política.
B) Vehiculizadora hacia una lucha total: es utilizada para darle el marco explicativo al sufrimiento popular y conducirlo a luchar en contra del sistema imperante.
C) Expresión de una ideología: ya que se constituye en la transmisora del mensaje del partido y cómo para plasmar la ideología en los acontecimientos.
D) Unificadora de la teoría y la praxis: teniendo la concepción de que la propaganda no era pura acción psicológica sino que tenía apoyatura en los hechos, logrando una especie de retroalimentación entre la teoría y la práctica.
E) Unificadora de la actividad humana: aquí marcamos una característica diferencial de la propaganda moderna, ya que adopta un carácter totalizante puesto que se ocupa de estar presente en todos los ámbitos de la vida de las personas, repercutiendo en: 1) un nivel extensivo: “cubriendo todas las actividades humanas y utilizando, para ello, a la totalidad de los medios de expresión a su alcance” (página 163) y 2.- un nivel que podríamos denominar “intensivo”: ya que opera con la mira de conseguir la adhesión en todos los aspectos confortantes de la personalidad del hombre” (misma página)

La educación política de los nuevo ideales, era lograda principalmente gracias a la intervención de dos vertientes: 1.- La revelación política: a partir de una situación dada, se revelaban las causas profundas que causaron ese hecho, otorgando un marco explicativo. Antes de la toma del poder se le brindaba al pueblo una conciencia clara de la opresión sufrida bajo el régimen zarista; ya en el gobierno consistía en interpretar los hechos desde la visión del partido (Domenach, 1950; Ellul, 1964). 2.- La consigna: “representa el concepto motor que traduce verbalmente una fase de la táctica revolucionaria” (Calcagno, 1992: 144), a modo de eslogan en los que se destacan: “Todo el poder a los soviets” o “Tierra y paz”. También abocados a la consecución de dicha tarea los educadores “deben llevar a paso firme su propaganda a las masas. Este camino desembocará e la lucha conjunta del proletariado y del magisterio en pro de la victoria del socialismo (Lenin, 1902: 436)

CITA:
L= García Beaudoux, V.; D’Adamo, O. y Slavinsky G. (AUTORES), 2011 Propaganda Gubernamental. Tácticas e Iconografías del Poder. Buenos Aires: La Crujía. ISBN 978-987-601-127-3. Págs: 191



Chat Online | 24hs