Los afiches políticos

Los afiches políticos

Los afiches políticos

Los afiches son uno de los “soportes más espectaculares de una campaña tanto por su dimensión como por su posibilidad de exhibir un mismo mensaje de modo permanente a lo largo de ella” (García Beaudoux, D´Adamo, Slavinsky; 2005: 67).

En su construcción, dependen directamente del político o sus asesores ya que ellos eligen las palabras e imágenes que contendrá esa forma de propaganda. Deciden así lo que quieren manifestar o mostrar sin la interferencia de periodistas críticos o rivales políticos (Plasser y Plasser, 2002; Morris, 1999).

Se nutren de imágenes y palabras, su percepción es inmediata y exige moderado esfuerzo cognitivo. Cuando se acompaña la imagen con alguna leyenda debe resumir con gran poder de síntesis las intenciones del emisor del mensaje. Se lo conoce como un recurso que conjuga la brevedad y la contundencia (Domenach, 1950) y refuerza la comunicación de la campaña. Tienen la ventaja de poder fraccionar a la población a la que se dirigen de acuerdo con las necesidades del emisor, ya que pueden colocarse en determinados barrios o lugares que el dirigente en cuestión necesite para optimizar su mensaje.

También posee ciertas desventajas: son criticados por la imposibilidad de transmitir mensajes complejos, posiblemente porque el tiempo de visibilidad es limitado ya que son observados mientras se va caminando o en automóvil (Maarek, 1997); o porque el tiempo de atención que la gente le presta es limitada (Santiago y Varela, 2001).

CITA:
L= García Beaudoux, V.; D’Adamo, O. y Slavinsky G. (AUTORES), 2011 Propaganda Gubernamental. Tácticas e Iconografías del Poder. Buenos Aires: La Crujía. ISBN 978-987-601-127-3. Págs: 191



Chat Online | 24hs